Noticias

UNA NUEVA ARGENTINA:El impacto posible en el sector de las Franquicia

El sistema de franquicias comerciales como todos los sectores de la sociedad y la economía Argentina está intentando interpretar y acomodarse a las nuevas reglas que pretende imponer el nuevo gobierno nacional. A esto debemos sumarle que tenemos por delante un primer semestre del 2024 con un grado de incertidumbre extremo (me animo a decir que pocas veces visto en mis 22 años de experiencia en el sector) donde deberemos estar muy atentos al impacto real de las medidas económicas anunciadas por el nuevo gobierno nacional y a la evolución del clima social en general.

Obviamente que esto tendrá un gran impacto en el sector y será necesario planificar con cautela y flexibilidad mensual las metas y acciones durante todo el 2024. Ahora bien… ¿Cuál será el punto de partida?:
Como nunca antes, estamos dejando atrás un 2023 con los peores indicadores de los últimos 10 años (según nuestras propias estadísticas y registros). Solo por citar algunos y excluyendo la pandemia en este análisis, podemos asegurar que:

a) El 2023, para la mayoría de las franquicias que tienen más de 10 años de historia en el mercado, marcó el peor año en cuanto a nuevos otorgamientos de franquicias.

b) La tasa de positivismo(*) cayó más de un 50% respecto al promedio de los últimos años (hubo muchos interesados pero pocos otorgamientos) todo muy afectado por el largo período eleccionario y la fuerte crisis económica por la que atraviesa el País.

c) Lo positivo es que a pesar de las dificultades y gracias a que se mantuvo el nivel de consumo, hubo una baja tasa de abandono de franquiciados, los cuales lograron mantener sus operaciones e incluso muchos apostaron a crecer con nuevas unidades de negocio.

Así las cosas y con este panorama, haré un recorrido por lo que entendemos serán las claves para transitar el sinuoso camino que tenemos por delante.

• Es altamente probable que durante el primer semestre (incluso me animo a decir que durante todo el año) se produzca una fuerte retracción del consumo y de la demanda lo cual afectará directamente a la decisión de los inversores en tomar franquicias. Es aconsejable entonces, ser cuidadosos con la fijación de metas de otorgamiento, poniendo más foco en el sostenimiento de los actuales franquiciados.

• La aceleración inflacionaria y la falta de certezas respecto a los escenarios de ventas obligará a Los Franquiciantes a replantear sus simulaciones de franquicia las cuales ya no tendrán mucho sustento en la historia y más bien deberán generar nuevas condiciones de costos iniciales, regalías y rentabilidad para favorecer la atractividad que valorarán los inversores.

• Sugerimos cautela en los planes de expansión, donde será clave que los Franquiciantes concentren sus estrategias de nuevos otorgamientos a través de sus Franquiciados existentes (fundamentalmente los más exitosos y experimentados), los cuales estarán mejor perfilados para crecer y hacer sinergia con sus operaciones en un contexto difícil.

• Llevará un tiempo acomodar los valores de los alquileres para que tengan lógica respecto a lo que soportan los flujos de ingreso de los negocios. Pero a la vez esto presentará oportunidades de nuevas ofertas de locaciones para nuevas aperturas.

• Estimamos un sustancial incremento en la demanda de franquicias por parte de nuevos inversores que “necesiten comprarse un trabajo” (algo que ya se produjo anteriormente en contextos similares) motivado por el derrame previsto en la pérdida de empleos estatales y privados. Será clave que los Franquiciantes evalúen con responsabilidad los perfiles de estos nuevos actores y sepan adaptar las condiciones y los procesos de otorgamiento al nuevo contexto de gestión.

• Habrá que generar flexibilidad y creatividad en los formatos de franquicias para lograr llegar a nuevos mercados (menos desarrollados pero con potencial para albergar franquicias) con condiciones favorables que incentiven la inversión.

• Lo anterior puede generar una guerra comunicacional respecto a la oferta de franquicias disponibles de modo que Los Franquiciantes deberán replantearse la disponibilidad y aplicación de sus recursos para optimizar la inversión en este aspecto.

• Definitivamente será el momento de apostar al desarrollo tecnológico para la gestión de franquicias buscando lograr mayor productividad, más profesionalismo, mejores incentivos en la red y la búsqueda de ampliar la comunidad colaborativa.

• Habrá que estar atentos a las oportunidades de venta de FDC (fondos de comercio) de todas aquellas franquicias con problemas de gestión y rentabilidad (muchas veces bien aprovechadas por franquiciados experimentados que logran potenciar negocios con dificultades).

• Todos los involucrados en el sistema de franquicias en Argentina deberemos estar muy atentos al destino que tenga el proyecto de ley ómnibus que está impulsando el nuevo gobierno nacional, ya que en nuestra interpretación, aporta muchísimas ventajas, da previsibilidad y por sobre todo viene a transparentar la aplicabilidad del código en el mercado real.

Sin dudas estamos frente a un momento histórico en nuestro País y como ya sucedió en otras épocas, somo los propios Argentinos los que tenemos la gran oportunidad de cambiar el rumbo hacia un País definitivamente viable. De lo que estamos absolutamente seguros es que definitivamente Las franquicias, como nunca antes, aportarán mayor previsibilidad a los inversores que pretendan emprender en un año extremadamente difícil.

(*) Tasa de positivismo: es el porcentaje de interesados en una franquicia que efectivamente llegan a firmar contrato de reserva de zona o contrato de franquicia

Noticias
One Comment
  1. Muy buen análisis y nota. Buen trabajo Pablo! Roberto Russo | Guía Argentina de Franquicias

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *